Himno formalista o Himno de los formalistas rusos

por Mijaíl Bajtín
traducido al español por Misael Rosete


Copérnico trabajó durante un siglo
para probar la rotación de la tierra.
¡Tonto! ¿Por qué no se emborrachó?,―
Entonces no podría haber duda.

¡Así que sírve, hermano, sírvelo! 
¡Y bebe cada gota! 
Método formal y vino― 
¡Eso es todo lo que la vida nos ha dado! 

Sobre la forma, querida niña, 
Deja las disputas vacías. 
Honramos la forma en la literatura, 
Honramos el contenido de las botellas. 

Dejemos que nos sea hostil el constrictor  
Que silbe con confianza y fiereza... 
¡Así que ave a Shklovsky, ave a Viktor, 
Formalituri te salutant! 

Por los que más de una vez fueron abucheados, 
pero no se dieron por vencidos y nos formaron,― 
Un brindis sagrado por los formalistas―
¡Brindemos por la vieja SPELP!

SPELP: Sociedad para el estudio del lenguaje poético o Sociedad para el estudio del la teoría del lenguaje poético.


Гимн Формалистов

Коперник целый век трудился,
Чтоб доказать земли вращенье.
Дурак! Зачем он не напился, —
Тогда бы не было сомненья.

Так наливай, брат, наливай!
И все до капли выпивай!
Формальный метод и вино —
Вот все, что в жизни нам дано!

О форме, милое дитя,
Оставь пустые пререканья.
В литературе форму чтя,
В бутылках чтим мы содержанье.

Пускай враждебный нам constrictor
Шипит уверенно и люто...
Так ave, Шкловский, ave, Виктор,
Formalituri te salutant!

За тех, кто был не раз освистан,
Но не сдался и создал нас, —
Священный тост за формалистов —
Мы пьем за старый ОПОЯЗ!

ОПОЯЗ: Общество изучения поэтического языка или общество изучения теории поэтического языка.


Acerca de todo lo que hay en el mundo

por Samuil Marshak
traducido al español por Misael Rosete


BIGOTES Y RAYAS (FRAGMENTO)

Estaba una niña enseñándole a un pequeño gato a hablar:

—Gatito, di: pe-lo-ta
Pero él dijo: ¡miau!

—Gatito, di: ca-ba-llo
Pero él dijo: ¡miau!

—Gatito, di: tro-le-bus
Pero él dijo: ¡miau!

Sólo decía: «¡miau!» y más «¡miau!». ¡Qué tonto gatito!

Estaba la niña dando de comer al pequeño gato.

Le trajo avena ― 
Rechazó el platón de inmediato.

Le trajo rodajas de rábanos rojos:
Rechazó el traste.

Le trajo un trozo de carne. 
Y enseguida respondió: —¡Es muy poco! 

¡Qué tonto gatito!

NIÑOS Y NIÑAS

¿De qué están hechos los niños?
¿De qué están hechos los niños?
De caracoles y conchas marinas.
Y de ranas verdes
De eso están hechos los niños.

¿De qué están hechas las niñas?
¿De qué están hechas las niñas?
De caramelos y pasteles.
Y de todo tipo de dulces y nueces.
De eso están hechas las niñas.

ACERCA DE TODO LO QUE HAY EN EL MUNDO (FRAGMENTO)

En un bosque un oso encontró un panal, — 
Con poca miel pero con muchas abejas.

El rinoceronte da topes con su cuerno.
No bromees con el rinoceronte

El burro estaba hoy enojado.
Se enteró que era un burro.

Samuil Marshak, Acerca de todo lo que hay en el mundo. Santak Press. Tver, Rusia. 1996.


Про всë на свете

Усатый-полосатый (кусочек)

Стала девочка учить котёнка говорить:
 ―Котик скажи мя-чик.
 А он говорит: мяу! 

―Скажи: ло-шадь. 
А он говорит: мяу! 

―Скажи: э-лек-три-че-ство. 
А он говорит: мяу-мяу! 

Всё «мяу» да «мяу»! Вот какой глупый котёнок.
 
Стала девочка котёнка кормить. 
Принесла овсяной кашки ― 
Отвернулся он от чашки. 

Принесла ему редиски ― 
Отвернулся он от миски. 

Принесла кусочек сала. 
Говорит котёнок: ―Мало! 

Вот какой глупый котёнок! 

Мальчики и девочки

Из чего только сделаны мальчики?
Из чего только сделаны мальчики?
Из улиток, ракушек 
И зелёных лягушек.
Вот из чего сделаны мальчики.

Из чего только сделаны девочки? 
Из чего только сделаны девочки?
Из конфет и пирожных
И сластей всевозможных. 
Вот из этого сделаны девочки.

Про всë на свете (кусочек)

Мёд в лесу Медведь нашёл, ―
Мало мёдy, много пчёл. 

Носорог бодает рогом. 
Не шутите с носорогом! 

Ослик был сегодня зол: 
Он узнал что он осёл.

Самуил Маршак, ПРО ВСË НА СВЕТЕ, Сантак Пресс, Тверь, 1996.


Samuil Marshak fue un famoso poeta y traductor ruso, autor de numerosos libros para niños.  Él creía que con la ayuda de sus poemas se podía pintar el mundo, soñar, contar historias interesantes para todas las generaciones.


Misael Rosete. Estudia Literatura rusa en el Instituto de Filología y Periodismo en la Universidad Estatal N.I. Lobachevsky de Nizhny Nóvgorod (UNN). Ha publicado el libro Parétesis y la plaqueta Galería de fragmentos. También ha sido publicado en la página del boletín Capilla Alfonsina, en la Antología de poetas mexicanos contemporáneos de la colección: Poesía visual mexicana: la palabra transfigurada y en algunas revistas electrónicas. Ha hecho presentaciones literarias en Cuba y Rusia; fue invitado a presentar su libro en España.

Tres poemas de Gennady Bulin

por Gennady Bulin
traducción del ruso al español por Misael Rosete


(1)

¿Qué ha sucedido?, ¿en dónde está el inicio de la película?
Qué habrá frente a mí ― Lo hemos olvidado absolutamente.
Hay un cohete en pie, se fue volando hace mucho tiempo.
Y los botes van a Okerville.
De la noche salió un tercio sin ser visto.
La lluvia cae sobre los aparadores de las tiendas. 
Y despertaste de lo que has visto,
como una nube que va en un cielo de plasma.

(15)

Detrás de una tierna mirada y unas sonrisas pícaras
Detrás de tocar una arropada pierna poliamida
Detrás de violentos suspiros de celos y lágrimas innecesarias
Detrás del susurro apenas imperceptible de su vestido de luz 
Frente al infinito

(16)

ella lo cambió todo para él
la luz del sol, los susurros de la noche y el aroma del bosque. 
ya las estrellas fugaces no le interesan
sólo tal vez aquello derramado por la sociedad de escritores

él se sentó en la eterna y rancia atmósfera local
en el patio del quinto piso que hay en el complejo del supermercado
escucha como se oye la canción del viento
a través de las bocinas incorporadas en la pared

convencido de que la literatura lo cambió
juego de luz en agua y hojas parpadeantes 
el ruido de las ramas y la luz de la luna
y pájaros en lo alto del cielo en un atardecer de colores
 
el cual miró en la pantalla de una tablet
trato de conseguir con elusivas letras
la mitad se va con la cabeza metida en la literatura. 
en la literatura que no significa nada

(1)

Что сталось? Где начало у кино?
Что впереди - мы напрочь позабыли...
Стоит ракета, улетевшая давно.
И лодки проплывают в Оккервиле.
Из ночи незаметно вышла треть.
Бормочет дождь в витринах ширпотреба.
А ты проснулась, чтобы посмотреть,
как облака текут по плазменному небу.

(15)

позади милые взгляды и кокетливые улыбки
позади прикосновения одетой в полиамид ноги
позади тяжёлые вздохи ревность и ненужные слёзы
позади еле уловимое звучание её лёгкого платья
зато впереди вечность

(16)

она заменяла ему всё 
солнечные лучи ночные шорохи и ароматы леса
даже падающие звёзды уже не интересовали.его
разве что те которые вываливались из союза писателей

он сидел в вечной затхлой атмосфере помещения
во дворе пятиэтажного торгового комплекса
слушал как доносится песня ветра
из встроенных в стену динамиков

считал что литература заменит ему
блики на воде и мерцание листьев
шум веток лунный свет
и птиц парящих по небу в красках заката

он смотрел на экран планшетника
пытался попасть по ускользающим буквам
полностью уходя с головой в литературу
в литературу ни о чём

Gennady Bulin. Poeta. 1969, Región de Novgorod, Rusia. Miembro de “Salón O”, “Poetustoronnee”, LITO «Atmósfera» y «Dereveter». Editor en jefe de la revista «Rog Boreya». Fue publicado en las revistas «Vecherniy Peterburg», «Ostrov», «Okna», «Confluenţe literare internaţionale» (Rumania), «International Writers’ Journal» (Estados Unidos) y muchos otros. También ha sido traducido al francés. Vive en San Petersburgo.


Misael Rosete. Estudia Literatura rusa en el Instituto de Filología y Periodismo en la Universidad Estatal N.I. Lobachevsky de Nizhny Nóvgorod (UNN). Ha publicado el libro Parétesis y la plaqueta Galería de fragmentos. También ha sido publicado en la página del boletín Capilla Alfonsina, en la Antología de poetas mexicanos contemporáneos de la colección: Poesía visual mexicana: la palabra transfigurada y en algunas revistas electrónicas. Ha hecho presentaciones literarias en Cuba y Rusia; fue invitado a presentar su libro en España.

La poética de Smaragdi Mitropoulou

Smaragdi Mitropoulou es una poeta, narradora, historiadora y arqueóloga nacida en
Atenas. Estudió Historia y Arqueología en la Universidad de Atenas y realizó estudios de
posgrado en Historia Antigua en la Universidad de Cardiff en Gran Bretaña. Es profesora
de secundaria. Tiene un diplomado en Escritura Creativa de Writers ‘Bureau College
(Manchester, Reino Unido) y ha tomado cursos de escritura teatral en el Instituto
Internacional de Teatro y Dirección de la Fundación de Cultura Tinian. Es autora de cuatro
libros escritos en griego: Πριν ο ήλιος δύσει “Before the sun goes down” (teatro, 2013 –
editorial Ostria); Μια στιγμή μια αιωνιότητα μονάχα “One moment just an eternity”
(cuentos, 2015 – editorial Ostria); Ήχοι στη σιωπή “Sounds in silence” (cuentos, 2017 –
editorial Ostria); Barsaat ο χορός της βροχής “Barsaat, the rain dance” (cuentos y
poemas, 2019 – editorial 24 gramma). Su libro Μια στιγμή μια αιωνιότητα μονάχα “One
moment just an eternity”, prologado por el escritor y productor de radio Theofanis. L.
Panagiotopoulos, fue traducido al inglés (2020) y publicado por la editorial Ontime Books
de Gran Bretaña.

Ha ganado tres veces el Premio Larry Niven de ficción (primer y segundo premio en la
categoría «Fantasía»). En 2019, fue galardonada con el premio de prosa ALEXANDROS
PAPADIAMANTIS de la revista literaria KEFALOS por su trabajo literario contemporáneo y
su aporte intelectual. Asimismo, la Asociación Cultural Helénica de Chipre (EPOK) eligió su
libro «Barsaat the rain dance» como Libro del Año 2019. En 2020, fue galardonada con el
premio PANORAMA YOUTH LITERARY 2020 en el marco del Panorama Literario
Internacional 2020 India. En 2021, su poema «Eternidad» (Eternity) recibió una medalla de
oro en un concurso internacional de poesía en China. Es coordinador de programas de la
Writers Capital International Foundation. También, ha participado en numerosos
festivales literarios en Europa y Asia. Sus poemas y cuentos se han traducido al inglés, chino, taiwanés, bengalí y, ahora, al español y se han publicado en revistas y sitios web
nacionales e internacionales.

La voz poética de Smaragdi Mitropoulou es una ofrenda. Sus versos circundan el ensueño
del romance y el anhelo por el ser amado en la soledad, incluso cuando es compartida.
Son una lluvia de imágenes vitales que fluyen con tono franco y espontáneo, llenos de
nostalgia y promesa.


I. Eternidad

en túnica blanca
con los rayos del sol bordados
los pies descalzos
a lo largo del río camino

en túnica de oro
me elevé por encima de las estrellas

en túnica roja
probé la pasión de los siglos

contigo
en el círculo del cielo
en el círculo del mar
en el círculo de la tierra

contigo
en los muros de la guerra
en el susurro de la paz
en el rubio trigal

contigo
en las notas de la música
en las patrias amadas

en el ayer
en el hoy
en el mañana

contigo
en las páginas grabadas
en nosotros
en la luz y la oscuridad
en el milagro de la vida

una historia por comenzar

II. Aguamarina

isleñas canciones de violín
preludian la llegada de mi hombre
un apresurado barco lo trae del extranjero
me desato las trenzas
las ofrezco a las olas
bajo la luna llena bailo
al ritmo del amor

III. Pinto

pinto un sol
una albahaca en la orilla de la ventana
y un amor entre bugambilias

pinto un pozo de agua que sacie tu sed
un ruiseñor que te cante
una luna que te haga compañía
al anochecer -no temas-

pinto un campo de estrellas
un campo de sueños
un rayo dorado
que te muestre el camino

te espero y se rompen los relojes
te espero y la esperanza pinto

IV. Barsaat

te espero
y las pulseras de colores
resuenan en mis manos
danzo para ti bajo las nubes

ya vienes
te siento en una palabra
Barsaat…
se precipita la lluvia
Barsaat…
y la danza no se detiene

V. Pensamientos esquivos

nadie sabe de mis noches
los abrazos prestados que me sostienen
las intensas respiraciones
las caricias apasionadas

ningún beso
los guardo sólo para ti
¿lo recuerdas?
el último crepúsculo en la playa

¿lo recuerdas?
nadie sabe de mis noches
sólo aquella rosa negra



María Del Castillo Sucerquia, nacida en Barranquilla, Colombia (1997), es una poeta bilingüe, escritora, agente literaria, tutora, médica oriental (Neijing, España) y traductora (francés, inglés, italiano, portugués, ruso, griego, español y alemán). Reconocida y laureada traductora de muchos escritores alrededor del mundo y conocida por ser un gran puente entre ellos autores de lengua extrajera y el mundo del habla hispana.
Con experiencia en radio y actuación (teatro y cine). Ha participado en numerosos festivales de poesía, recitales, foros, conferencias y encuentros culturales. Sus poemas han sido traducidos en diversas antologías, revistas, periódicos y sitios web nacionales e internacionales (Filogicus, Libresta, María Mulata, Bharatha Vision, Alaraby Aljadid, Azahar, Atunis Poetry, El Heraldo, Muelle Caribe, Crisol, Uttor Kota, Sol y Luna, Protikotha, Sindh Courier, entre otros). Y traducidos al canarés, árabe, francés, bengalí, uzbeko, italiano e inglés.
Es traductora y columnista en las revistas Vive Afro (Colombia), Cronopio (Colombia), El Golem (México), Palabrerías (México), Poesía UC (Venezuela), Poéticas Marcianas (México), Atunys Poetry (Bélgica), Kametsá (Perú, Lima), Cardenal (México), entre otras.

Sitio web: globalliterarytranslation.org

George Wallace: “La vida es un hilo débil atravesando una bobina”

El destacado y laureado poeta beat en la versión al español de la traductora y poeta colombiana María Del Castillo Sucerquia.

Se disfruta la poesía de George Wallace de una manera gradual, aquella que nos va acercando paso a paso al gran acontecimiento. En la primera lectura nos enfrentamos a un camino en zigzag…señales de un mapa indescifrable; muy pronto, la poesía asoma su rostro en unos títulos extensos: “Un salvaje pájaro enjaulado en las costillas de un viejo”, “Paris, un moribundo cisne en el infinito arco del sol”, “Es el futuro un eterno confín de peras”, “Bajo una cubierta de hojalata en la lluvia tropical”, títulos que no predicen el contenido de los textos, solo abren la puerta al sinfín de posibilidades de interpretación que ofrece la dinámica de la deconstrucción literaria: al desmontar la estructura lingüística dentro de los versos, el autor deja expuestas las diversas significaciones que como lectores podemos hallar y disfrutar, en todas las lecturas posibles.

Paulatinamente, la poesía sigue revelándose en una sucesión de piezas-versos que van encajando como un puzle; aparece la poesía concentrada en descripciones de lugares y personas que nos trasladan al punto exacto de la inspiración: el viejo asmático entre el huerto de manzanos, “el norte de Kansas todo ese polvo el calor los tábanos que muerden…”, la urgencia y la multitud en una avenida de Broadway, la luz artificial del Barrio Latino en una Paris decadente y bella, el “pianista solitario sentado en el rincón de Le Chat Noir…”

Los poemas de George Wallace nos develan un trabajo muy imaginativo, original, con imágenes sugerentes y surrealistas; un contenido que, tocando la intertextualidad, ofrece diversas temáticas. Entre otros tópicos, subyacen en estos textos, indicios de las inquietudes sociales de los 60´s y la estética prevaleciente en esa época –hay un lamento por una América grande que ya no existe-. La simpleza de la ternura que derrota la complejidad de la vida rutinaria. Una corriente de nostalgia que atraviesa el poemario, a través del tiempo (decadencia, futuro incierto en la vida de “los personajes” de los poemas), los lugares que no serán los mismos si se regresa a ellos, la edad adulta con su equipaje de victorias, pérdidas e incertidumbres; el amor con su carga de cinismo y dolor intrínseco –como en el poema Adiós, Angelina—

En fin, después de leer este poemario tan pleno de experiencias y profunda reflexión, se acentúa la conciencia de que “la vida es un hilo débil atravesando una bobina”, como dice el poeta, pero que todavía hay esperanza, porque aún la palabra vive como un puntal que fortalece esa fragilidad.

Nora Carbonell Muñoz.


Adiós, Angelina

adiós, Angelina
esto se nos salió de las manos
me voy a Texas
la frontera de tu casa
estuvo bien por un tiempo
pero no me conviene
es la metáfora de morir un día a la vez
después de todo, ambos sabemos
que tu marido volverá de Dakota del sur
es mejor hombre que yo
desde la universidad, si mal no recuerdo
un capitán de la fuerza aérea
y, cuando termine de prestar su servicio
volverá a libar en tus metafóricas lilas, por así decirlo
tengo que seguir adelante
así seas toda la mujer que amaré
no trato de ser romántico al respecto
pero es casi de mañana y
hay una frontera estatal que cruzar
hay un largo camino por delante
sí, ambos sabemos que me amas demasiado bien
más de lo que merezco, pero tiro de mi carga, ¿no?
medir la bebida o cualquier otra cosa no tiene sentido
el amor no sabe de cálculos
apuntaré mi nariz hacia Texas y seguiré mi camino
Angelina, la frontera es de donde vengo y
a donde voy: una metáfora de la libertad
soy amante de la libertad
así que borra tus bonitas lágrimas
me dirijo a Mc Allen, conozco allí
a una chica dueña
de una lavandería
+++++++++++++++++++++++++++++++ bye

Ojalá pudieras sostener la mirada de tus hijos

ojalá pudieras sostener
la mirada de tus hijos por siempre
viajero de la tierra, mientras
caminas hacia la muerte
tú, en la bata de cenizas
tú, como los aburridos ministros del próximo mundo
ya te empujan a través de su puerta
más fuerte de lo que nunca fuiste
más fuerte incluso que tus hijos
quienes te han enriquecido
quienes, ahora, son los adultos
en la habitación, y tú el pequeño
-la vida es un hilo débil atravesando una bobina-

con la piel del color del suelo, la rodilla cojeando
la respiración como un fuego de antaño
¡agarra con firmeza esta mano, hijo de las estrellas!

¡agárrate fuerte niño del más allá!
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀balacéate fuera del tiempo
en confianza y en verdad, esta es la mano que nunca antes comprendiste
ahora, aférrate al amor

Es el futuro un eterno confín de peras

no le pidas al pianista solitario
sentado en el rincón de Le Chat Noir
(cuando es hora de cerrar, el último cliente se ha ido)
una canción sobre el futuro
para cada hombre, en cada época, el futuro muere demasiado joven
responderá (de vuelta al coñac y al cigarrillo moribundo)
sin mencionar que también
se reencarna en forma de pera


George Wallace, nacido en Nueva York, es un poeta y difusor de poesía. Obtuvo residencia en Walt Whitman Birthplace y fue el primer poeta laureado del condado de Suffolk. Es autor de 36 libros de narrativa y poesía, publicados en Estados Unidos, Reino Unido, Italia, Macedonia e India. Es una figura prominente en la escena de la actuación de poesía de Nueva York. Durante mucho tiempo viajó internacionalmente para actuar, dirigir talleres de escritura y dar conferencias sobre temas literarios. Enseña escritura en Pace University (NYC) y en Westchester Community College. Ha realizado residencias de Investigación en el Centro de Estudios Helénicos de Harvard en Washington DC. Ha trabajado como voluntario del Cuerpo de Paz, administrador de atención médica, organizador comunitario, periodista comunitario, oficial médico militar en servicio activo e historiador local. Su trabajo se recopila en la Colección de Secciones Especiales, Instituto de Estudios LI de la Universidad de Hofstra. George es editor de Poetrybay.com, coeditor de Great Weather for Media y editor de Long Island Quarterly y Walt’s Corner, una columna de poesía semanal en The Long Islander, un periódico comunitario fundado por Walt Whitman en 1838.
https://en.wikipedia.org/wiki/George_Wallace_(poet)


Nora Carbonell Muñoz.
Poeta y narradora de Barranquilla, Colombia. Filóloga (Universidad del Atlántico), Especialista en Pedagogía de la Lengua Escrita (Universidad de Santo Tomás).


María Del Castillo Sucerquia, nacida en Barranquilla, Colombia (1997), es una poeta bilingüe, escritora, agente literaria, tutora, médica oriental (Neijing, España) y traductora (francés, inglés, italiano, portugués, ruso, griego, español y alemán). Reconocida y laureada traductora de muchos escritores alrededor del mundo y conocida por ser un gran puente entre ellos autores de lengua extrajera y el mundo del habla hispana.
Con experiencia en radio y actuación (teatro y cine). Ha participado en numerosos festivales de poesía, recitales, foros, conferencias y encuentros culturales. Sus poemas han sido traducidos en diversas antologías, revistas, periódicos y sitios web nacionales e internacionales (Filogicus, Libresta, María Mulata, Bharatha Vision, Alaraby Aljadid, Azahar, Atunis Poetry, El Heraldo, Muelle Caribe, Crisol, Uttor Kota, Sol y Luna, Protikotha, Sindh Courier, entre otros). Y traducidos al canarés, árabe, francés, bengalí, uzbeko, italiano e inglés.
Es traductora y columnista en las revistas Vive Afro (Colombia), Cronopio (Colombia), El Golem (México), Palabrerías (México), Poesía UC (Venezuela), Poéticas Marcianas (México), Atunys Poetry (Bélgica), Kametsá (Perú, Lima), Cardenal (México), entre otras. Sitio web: globalliterarytranslation.org Contacto: lacabramontes@outlook.com +57 301 4520375.

Un poema de Misael Rosete

por Misael Rosete




Misael Rosete. Estudia Literatura rusa en el Instituto de Filología y Periodismo en la Universidad Estatal N.I. Lobachevsky de Nizhny Nóvgorod (UNN). Ha publicado el libro Parétesis y la plaqueta Galería de fragmentos. También ha sido publicado en la página del boletín Capilla Alfonsina, en la Antología de poetas mexicanos contemporáneos de la colección: Poesía visual mexicana: la palabra transfigurada y en algunas revistas electrónicas. Ha hecho presentaciones literarias en Cuba y Rusia; fue invitado a presentar su libro en España.

La poética de Kenneth Lumpkin

Traducción al español por María del Castillo Sucerquia

Kenneth Lumpkin es educador, escritor, poeta, músico, masón y activista. Nacido
en Ridgewood, Nueva Jersey. Ha publicado cuatro colecciones de poesía hasta la
fecha: Gather the Ashes, 1984. Fue ganador de la Beca Conmemorativa Louis
Ginsberg del Chaucer Guild. Es autor de los libros Song of Ramapough: A Poetics of
Place, 2016; Love Lake, 2017; God has many names and other poems, 2018 y Slip of
the Tongue, 2019. Enseña antropología en línea a través de tres universidades
estatales de Nueva Jersey y reside en London, Ontario con su esposa, Kim y su
gata, Molly.

Encuentra sus obras aquí: https://www.amazon.com/Kenneth-
Lumpkin/e/B01MAW9B92%3Fref=dbs_a_mng_rwt_scns_share

La voz poética de Kenneth Lumpkin es bípeda: a veces brota con la inocencia de un
niño y, otras, con la sapiencia de un anciano.
Su poesía, de imágenes vívidas y contundentes, evoca a los espíritus de la razón y
el sentir y los confronta, para, finalmente, optar por el asombro y la esperanza de
los sueños como vías de liberación o resolución en el batallar de los opuestos.


I. Amor

nada sobrevive
sin ello…
ni siquiera
una piedra
tiene a otras piedras
sino a las estrellas

por encima
semejante
es el amor




II. Niño de la luna

de todas estas:
diamantes
esmeraldas
rubíes
zafiros
sólo tú
eres mi gema preciosa
te sostengo
como a un péndulo
en el corazón
nada hay que nos marchite
o nos desgarre
eres la joya azul más fina
y, aunque no soy más
que un tonto niño de la luna
hay una mirada puesta en ti
bajo el sol de mediodía
donde alguna vez
hubo una joya





III. Puerto

el mar no era mi oficio
no había caminado
por una cubierta mojada
todavía

ella se tiende ante mis pies
las serpientes nadan
junto a mi indigno barco
el cielo es hostil con mi sombrero
pero llegaré rápido
hasta el puerto

verás, soy amante
a tierra firme





IV. Un sueño

mucho he dicho y hecho:
algunas cosas me avergüenzan
muchas resultaron mejor
de lo que esperaba…
me he emborrachado, drogado, peleado
he cometido crímenes con los mejores
y peores, y, a veces, me hallo sentado
en el cenicero de los dioses

miro las brasas que se extinguen con lentitud
entre los finos hilos de humo…
espero por alguien que no haya salido todavía
espero un golpe más…
no obstante, siempre me quedo con las sobras
ni siquiera los gemidos de los amantes perdidos son míos

cubrir la miseria no se puede
he visto obrar y he obrado en el camino
sorbo el humo que falta
y tomo una última calada
antes de que oscurezca
entonces, inicio un nuevo sueño

ojalá uno que resucite
mi corazón


María Del Castillo Sucerquia, nacida en Barranquilla, Colombia (1997), es una poeta bilingüe, escritora, tutora, médica oriental (Neijing, España) y traductora (francés, Inglés, italiano, portugués, español y alemán). Con experiencia en radio y actuación (teatro y cine). Ha participado en numerosos festivales de poesía, recitales, foros, conferencias y encuentros culturales. Sus poemas han sido traducidos en diversas antologías (Encuentro internacional de mujeres poetas Cereté, Relatos para adolescentes, Poesía Colombiana y Ecuatoriana, entre otras), revistas, periódicos y sitios web nacionales e internacionales (Filogicus, Libresta, María Mulata, Bharatha Vision, Azahar, Atunis Poetry, El Heraldo, Muelle Caribe, Crisol, Uttor Kota, Sol y Luna, entre otros). Y traducidos al canarés, árabe, urdu, bangla e Inglés. También colabora con las revistas Vive Afro (Medellín), Altazor (Chile), Cronopio (Missouri), Golem (México)

La historia que me contaron en Berlín

Traducción al español por Daniela Sánchez

Caminé hacia la estación del metro Cottbus, aún era temprano. Afuera estaba lloviznando.
Cuando llegué a la estación entré a una pequeña cafetería para servirme un café. Junto a la
puerta un pobre hombres estaba tocando su violín, canciones agradables pero que no conocía.
Algunos pasajeros le dejaban monedas en una taza de cobre, mientras el perro que estaba
cerca miraba a la redonda descontento y aullaba como lobo.

Después de comer mi sandwich, tomé una taza de café con leche. Alguien había
dejado la vieja serie de “Bild” sobre la mesa. Mientras lo hojeaba, el metro llegó a la estación
y yo dirigí mi atención hacia él, consistente, llegaba siempre puntual.

En Alemania, la puntualidad es como una enfermedad. Si por ejemplo el metro tiene
que llegar a las ocho y cuarto de la mañana, a esa hora llegará siempre. Cuando vi por primera
vez a Mushtariy en esta estación, afuera caía un chubasco. Cuando el metro comenzó a
moverse yo ya esta dentro de él. Puedo recordarla, corriendo hacia la entrada para llegar al
vagón. Cuando la vi, trate de mantener la puerta abierta parándome entre las puertas, sabía
que los trenes no podían avanzar sin cerrarlas. En cuanto Mushtariy pudo entrar, me dio las
gracias.

-Lo hice porque me sentí mal por ti.

-Aún así, gracias. Evitaste que llegará media hora tarde.

Como estaba lloviendo afuera, su cabello suelto escurría, su cara morena goteaba con el agua
de lluvia.

-Parece que olvidaste tu paraguas.

-Tengo muy mala memoria. La mayoría de las veces no puedo recordar ni las cosas importantes.

Su traje era simple, color rosa y negro, pantalones de sastre clásicos, con una bolsa común, y
todo esto la hacia parecer sencilla. La paz interior y la reserva en su mirada invitaban a la
conversación…

Después de abandonar la estación, fui hacia la librería Heerstrasse. Después de que Mushtariy
dejará ese trabajo a otra mujer, que parecía latinoamericana, ocupó el puesto. Era atractiva y
morena. En cuanto entré a la tienda, acudió a mí y me preguntó si necesitaba ayuda. Casi no
había cambiado la librería. No me quedé mucho ahí, no creí que fuera buena idea comprar
algo. Salí con un libro de Kafka, no muy caro, debajo del brazo.

Todo se veía un poco diferente la primera vez: en cuanto entre pude reconocer a Mushtariy y
ella me dio una cálida bienvenida. Ella, también, pudo reconocerme del evento del metro, y
me dedicó una pequeña sonrisa, apenas en las comisuras. Después, comenzó a recomendarme
libros.

-Paso casi cualquier momento libre que tengo de la universidad aquí.- me dijo mientras me
recomendaba el libro de poesía de Rainer Maria Rilke.

No le preste mucha atención a lo que estaba diciendo, en ese momento no era inusual. En
Alemania, no sólo los estudiantes extranjeros pero también los locales trabajan en diferentes
tiendas, restaurantes y organizaciones por una paga. La razón por la que mantuvo mi atención
fue diferente. La mire sorprendido cuando me dijo que era de Uzbekistán.

-¿Por qué me ves así?

-Eres de la tierra natal de mi papá.

Me miró sorprendida, había pensado que yo era alemán. Fisicamente, parezco alemán, ya que
me parezco a mi mamá, que es alemana. Era un hombre blanco que hablaba alemán como si fuera su lengua materna. Era de espíritu alemán aunque mi abuelo había sido uzbeko. Aún
cuando nunca nos dijo nada de esto ni a mí ni a mi papá, lo supe después accidentalmente.
Encontré un diario que escribió hasta su muerte, incluyendo sus años infantiles, los años de
guerra y su vida algunos años antes. Era un niño en ese entonces, mi abuelo escribió que
odiaba a Stalin y a los Bolsheviks por haber exiliado a su madre a la helada región de Siberia,
por haber asesinado a su padre, y por causar la hambruna artificial y el desasosiego que
reinaba en el país. Tal vez fue por ello que se alió a la legión de Tukistán después de presenciar
las patéticas consecuencias del cautiverio y haber perdido su vida día tras día en el campo de
concentración Buchenvald como otros lo habían hecho durante la guerra. Hasta el final de la
guerra mi abuelo estuvo con Ruzi Nazar un amigo y compatriota, activo para no expirar los
Bolsheviks.

En su diario, él escribió que él era de una ciudad llamada Marghilan, que era un lugar hermoso
situado en un valle. Yo estaba leyendo sobre la tierra natal de mi abuelo por primera vez y me
sobrepasaba el deseo de conocer aún más de él. Hambriento, busque detalles sobre la tierra
de mi abuelo, aunque la tensión que se generaba en casa no me lo permitían.

Había una fotografía en nuestro comedor de mi abuelo con Ruzi Nazar usando los uniformes
del ejercito Nazi. No importa si era Navidad u otra fecha simbólica, mi abuelo nunca decía una
palabra, permanecía con los labios pegados y la cara hierática. Su estado y apariencia me
hacían creer que nunca me diría nada. Era especialmente reservado acerca de su tierra natal, y
yo no podía soportar las preguntas que se generaban en mi interior.

Antes de comer, siempre daba gracias en susurros en una lengua desconocida para mí. Oraba
orientado hacia el oeste sobre un pequeño tapete con flecos cinco veces al día, pero
permanecía alejado de su tierra y de sus memorias. Para librarse de esto se casó con una mujer
alemana, crió a mi padre como alemán y le buscó una prometida alemana. Mi papá me crió a
la forma alemana, con su lenguaje, sus costumbres, tradiciones. Yo no podía hablar otra lengua en mi casa, aunque no había necesidad de la prohibición, ya que todos hablábamos alemán
como lengua materna, gracias al esfuerzo de mi abuelo.

Algunas preguntas, lo irritaban demasiado y se oponía al activismo político que se
vivía en su tierra, así que aseguraba que no podían acusarlo por la forma en la que actúo. A
pesar de su enojo, irritación e incomodidad, no podía entender porqué le puso a mi papá
Bakhitiyor, y a mí Isfandiyor parecidos a su nombre, que a su vez le recuerdan a su tierra. Pareciera un guiño del destino, gracias a su nombre, no contábamos como alemanes aunque viniéramos de lugares muy lejanos a Turquía.

Mientras le contaba esto, Mushtariy comenzó a llorar. Su abuelo no había regresado de la
guerra. Tal vez, murió con alguna de las balas que mi abuelo disparó.

-La tierra natal de mi abuelo queda a 80 millas de la mía- me dijo Mushtariy cuando pudo
calmarse.

Después de hablar con ella, me llené de un ardiente deseo de aprender de la ciudad que nos
había creado. Marghilan, Andina, Fergana… Mushtariy me contó sobre la majestuosidad de las
montañas que enmarcan esos lugares, las tradiciones, las costumbres, y la forma de vivir de las
personas con gran entusiasmo.

Cuando terminé lo que tenía que hacer en el banco me apuré para pasar todo el tiempo
posible en la librería. Naturalmente, Mushtariy siempre estaba ahí. Una mano invisible me
seguía hasta la librería, y yo me encontraba fascinado con emociones desconocidas pero
dulces. Me sentía como si no tuvieron oxígeno, y sólo cuando estaba con ella podía respirar
bien, profundamente.

Pensé en llevarle un ramo de flores o invitarla a cenar a un restaurante elegante, pero nunca le
había prestado mucha atención a las mujeres porque soy tímido. Mi valentía se debilitaba y evitaba que pudiera pensar bien. Además, pensaba que era un poco pronto para pedírselo, ya
que apenas le había preguntado acerca de la tierra natal de mi abuelo, ya que evitaba otros
temas. Día tras día, ella ampliaba mi horizonte y mi conocimiento cuando describía para mí la
tierra distante donde mi abuelo había nacido. Como resultado, el deseo comenzó a arder en
mí, de conocer y ver una vista panorámica del lugar, estaba obsesionado con la idea. Un día
tomé el valor para pedirle a Mushtariy que comiera conmigo. Al principio no confiaba en mí,
pero con el tiempo comenzó a considerar mi propuesta. Me pareció extraño, ya que conocía la
cultura europea, pero ella no dio la respuesta que cualquier europea soltera daría.

Recuerdo que ese día comimos juntos. Como era domingo los dos nos sentamos relajados en
el restaurante.
-¿Te gustaría que te enseñara a hablar uzbeko?- me preguntó Mushtariy mientras comía
sardinas.
Yo estaba tomando agua mineral y me sorprendió.
-¿Cómo?
Comenzó a enseñarme en el restaurante, pude aprender algunas palabras y frases como
“hola”, “¿cómo estás?”, “ten un lindo día”, con la ayuda de Mushtariy. Mientras las
pronunciaba, experimenté una emoción extraña. Estaba hablando la legua de mi abuelo por
primera vez. Ella volteaba a ver hacia otro lado, y yo la veía, era mi mujer ideal.

-¿Sabes qué significa tu nombre?- me preguntó para remediar un silencio incomodo.

-Por ejemplo, yo sé el significado de Pedro, Paul, Sebastián, porque todos eran nombres de
santos. Pero nunca había pensado en el significado de mi nombre.

-Tu nombre significa “regalo de Dios”

Ella estaba en lo correcto, mi abuelo me había dado ese nombre con un propósito, Mi mamá
decía que ella sufrió mucho mientras daba a luz. Mi abuelo sufrió mucho más que mi papá,
oraba continuamente hincado en su tapete.

Después de eso, Muchtariy volteó a ver la calle desde la ventana y me susurró el significado de
su nombre.

-Aunque a ti no te interesa ya te dije.

Estaba ligado a ella por hilos invisibles en apenas seis meses, lo sentía desde el fondo de mi
corazón. Escuchar esto me preocupaba. Me repetía a mí mismo que ella no tenía ninguna
razón para quedarse. Me invadió una ola de ansiedad. Sorprendentemente, regresar a su lugar
de origen no la hacía muy feliz.

-Enseñaré alemán en la escuela donde yo estudié. – me dijo, desesperada, cuando le
pregunte por sus planes a futuro.
Mientras nos decíamos adiós, ella volteó:

-Extrañaré Alemania para siempre- tratando de no mirarme a los ojos.

Han pasado tres meses desde que se fue. ¡Tres meses! No está en Berlín, donde las personas
caminan como robots debajo de un cielo gris, como dentro del mecanismo de un reloj.
Cuando tengo un poco de tiempo paseo por la estación del metro, por la librería y en el
restaurante Tornstrasse ahogando las memorias del tiempo pasado con Mushtariy. Paso horas
sentado ahí tratando de pronunciar las palabras y las frases del uzbeco que ella me enseñó.

En la tarde camino desde Heerstrasse hacia Fridixstrasse, donde está mi tierra natal. Mis
padres estaban en casa, mi papá estaba ocupado leyendo el periódico.
Mientras caminaba por el pasillo, mire la foto de mi abuelo con Rusi Nazar. Cuando me
acerque a la mesa, él estaba usando un uniforme militar mostrando más su dolor que su
nobleza. Mi mamá sirvió un tazón con sopa.

-Papá, me gustaría visitar la tierra del abuelo. – lo voltee a ver

Mi papá dejó de leer el periódico, lo dobló a la mitad y me miró con sorpresa. Continuo
leyendo como si no pasará nada. Un corto silencio calló.
-¿Y, qué pasa con tu trabajo en le banco? – me preguntó después de un rato.

-Tomaré vacaciones- le dije.

-¿Es demasiado importante que vayas allá?- arrugo la frente

-Déjalo ir…- dijo mi mamá que estaba sentada en la esquina del cuarto.
-Papá lo pensó por unos momentos y asintió la cabeza. Mi mamá entró al cuarto del abuelo y
sacó unas cosas para mí. Era un pañuelo viejo con muchos colores y con camellos en las
esquinas.

-Tómalo, mi mamá me lo dio, tu abuelo siempre lo cargaba consigo cuando seguía vivo.

Me desperté prematuramente para mi vuelo con emociones fuertes. La oportunidad de ver la
tierra soleada de mi abuelo que se convertía en la tierra de Mushtariy. Más aún, cuando yo
hechicé a Muchtariy.

Mi papá se fue muy temprano al trabajo, sólo pude decirle adiós a mi mamá cuando el taxi
llegó. Mi mamá lloró mientras me daba un abrazo apretado.

-Primero visitaremos Heerstrasse, le dije al taxista en la autopista.
Él asintió y siguió manejando. Cuando llegamos al cementerio el sol estaba radiante. Encontré
la tumba de mi abuelo y mire la inscripción en el mármol. Pareciera que estuviera
preguntando, “¿a dónde vas Isfandiyor?”. Cuando me hinqué frente a él la imagen se hizo más
grande.

-Abuelo, iré a tu tierra,- le dije al mármol mientras miraba la imagen.

Ningún sonido salió de la lápida, de la imagen dejó en mí la pregunta;

-Isfandiyor, ¿a dónde vas?…


Sherzod Artikov nació en 1985 en la ciudad de Marghilan, en Uzbekistán. Se graduó del Instituto Politécnico de Ferghana. Su trabajo se publica en la prensa republicana. Escribe cuentos y ensayos. Su primer libro “The Autumn´s Symphony” se publicó en 2020. Fue uno de los ganadores del concurso literario nacional “My Pearl region” en la categoría de prosa. Fue publicado por las revistas digitales, rusa y ucraniana, “Camerton”, “Topos” y “Autograph”. Sus cuentos se han publicado en la revista literaria de Kazajstán “Dactyl”, en el periódico estadounidense “Makonim”, y en los sitios literarios “Petruska Nastabma” (Serbia), “Nekazano” (Montenegro) y “Dilimiz ve edebiyatimiz” (Turquía).


Daniela Sánchez (Ciudad de México, 1998) estudia Escritura Creativa y Literatura en el Claustro de Sor Juana en la Ciudad de México e Ingeniería en Innovación y Diseño en la Universidad Panamericana. Participó en las Microficciones del Claustro de Sor Juana en el 2018. En el 2019 cursó el Diplomado en Literatura Europea Contemporánea en el Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia. Actualmente, es editora de poesía y jefa de traducción en Cardenal Revista Literaria. Actualmente, es editora de poesía y jefa de traducción en Cardenal Revista Literaria.

La poética de Joshua Corwin

Traducción al español por María Del Castillo Sucerquia

Joshua Corwin es un autor neurodiverso nacido en Los Ángeles, California. Ha sido
nominado dos veces al Pushcart Prize como mejor poeta y fue ganador del premio
Spillwords Press 2021 en la categoría poemario del año. Su trabajo ha aparecido en
Winning Writers, The Somerville Times, Palisadian-Post, National Beat Poetry
Foundation, Life in Quarantine de la Universidad de Stanford, entre otros. Ha dado
conferencias en UCLA, fue publicado junto a Lawrence Ferlinghetti y leyó con el
poeta inaugural de los Estados Unidos en 2013, Richard Blanco. Presenta el podcast
de poesía Assiduous Dust, escribe la columna semanal Incentovise para Oddball
Magazine (Boston, Massachusetts. Revista virtual) y enseña poesía a individuos
neurodiversos y a adictos autistas que se encuentran en recuperación en The
Miracle Project, una organización sin fines de lucro para el autismo. Corwin es el
editor y productor de Assiduous Dust: Home of the OTSCP, Vol. 1, que presenta una
colaboración con 36 poetas galardonados que demuestran una de sus formas
inventadas de poesía. Actualmente está trabajando en una novela existencial sobre
un abogado alcohólico plagado de ideas suicidas. Su sitio web es
http://www.joshuacorwin.com.

Los poemas que traduje al español, hacen parte de su bitácora de poesía Becoming
Vulnerable (2020), libro en que detalla su experiencia con el autismo, la adicción, la
sobriedad y la espiritualidad.

Joshua, con su voz poética, franca y natural, logra que las imágenes salgan de la
página y nos embarquen en un viaje donde abrazamos su percepción del mundo.
Se trata de un recorrido por las impresiones que dejaron marcas indelebles en su
alma de niño, las angustias que vivió durante su adolescencia y su recorrido en la
universidad y, finalmente, el paso definitivo hacia el autoconocimiento y la
aceptación.

Joshua, desnudándose a sí mismo, termina por quebrantar al lector. Estos son
versos / pájaros heridos que despliegan las alas en la gratitud por el azul del
firmamento y cantan en la comprensión de su plumaje singular.


I.      12:01 A.M

Escucho el brillo de tus ojos
al otro lado del teléfono.
Hablando así
me siento auténtico,
ingrávido.

No tengo que tatuar en el aire
los significantes para comprenderte.

Recuerdo cuando por primera vez me dijiste...
A propósito de nada...
Sobre las distintas categorías de donación caritativa.

Estaba sentado frente a ti, justo allí.
(Tú en ese sillón, yo en este: nuestros ojos)
Hay un tipo de donante que aporta grandes sumas
y se cuelga en un cartel en la pared;

hay otro que permanece anónimo.
Tus palabras suspendidas como un fantasma
no tenían que ser lo que pensaba;

una vez fuiste yo,
una vez estuviste donde estaba...

En ese momento, lo supe.



II.      Miro de vuelta, soy suficiente

Deambulo por los pasillos del entretenimiento,
la desesperanza que traen, el recuerdo de mi venida.
Yo era el chico que recogía basura en el patio,
la ensamblaba en algo más, algo que me alejara del mundo,
de este planeta donde me arrojaron y acondicionaron.
En la universidad, yo era el muchacho patas de cabra,
el que intentaba demostrar que era suficiente,
era el matemático escondido en el sótano,
quien no salía por miedo a no hacer la dosis doctoral;
el que pasaba largas horas solucionando un teorema,
el que daba resultados y demostraba tener la capacidad
de agitar la fina copa de vino por encima de la jerarquía
mental de “insuficiente” y sí, me creí salvado en aquel momento.
Pero envejecí a lo lejos, corriendo en el campus por miedo
de ir al hospital, de estar solo, persiguiéndome.
Furioso, declamé y escupí una bola de fuego,
me quemaron las brasas en la urna de la verdad,
bajo la falacia de la esclavitud, junto al camino,
regurgité mentiras: historias con laberínticas ruecas
de mis resbalones en fuga, de los labios en fuga,
labios sembrados en el destierro, una isla sustentando
el elixir que no duró un nanosegundo.
Al rodar, con ojos de búho, pretendí vislumbrar el Edén,
advertí ser la sombra que conté en la teoría
de los números trascendentales, sombra que intenté
demostrar para ocultar mi propia oscuridad,
sin embargo, tras la muerte del abuelo, papá Mert,
y con las palabras de mis maestros: noté que soy suficiente.
Durante la meditación en aquel santuario en Corea

noté que soy suficiente, y en mi quinta vez como
patrocinador noté que soy suficiente,
al leer mi libro, Becoming Vulnerable, advertí que soy suficiente;
con lágrimas de gratitud me asomo a la ventana y lo afirmo: soy suficiente.
Para seguir errando y encontrarme con mi sombra,
para tararear la melodía de la ofrenda,
para recordar que está bien olvidar,
y que la ventana suele empañarse y la imagen
no siempre es una bella autopista
pero, a veces, observo a un sucio montañista
escalando el abismal desvanecimiento
que cuelga solitario del firmamento
donde todo es suficiente.




III.      La actualización

Estrello las transgresiones
contra lo lejos que he llegado
desde que me diagnosticaron
el espectro del autismo

a los cinco años
más trastorno de ansiedad
retraso mental y TDAH
a los seis.

No quiero repetir
círculos con mis pies.
Uno pequeño dentro del otro
— Me recuerda a mi mente.

Neurotípico.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ [también, alcohólico
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀y, gracias a Dios
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀estoy sobrio
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀esa es otra historia]

Como pacifista enfurecido,
necesito aceptar la química de mi cerebro.
Algo perversa, circular.

Estos pies
forman terremotos.

Y el color pierde su vivacidad...
Como el yo aprensivo que soy.

(Ser visto con el doctor...

Por favor, basta,
me da vergüenza
me desvanezco)

Oh, es tan difícil encajar.
Estoy programado
para diferir.

A intervalos,
un espectro de círculos:

Deambulo, pero trasciendo.
Y por eso los ataques.

{Cada tres meses
a veces, una vez al año}

Resultado de actuar
típico
⠀⠀⠀cuando eres
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀atípico.

— ¿Te lo dije?, tuve que aprender
miles de idiotismos.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀ (Yo pensaba que cuando
⠀⠀⠀⠀⠀⠀alguien decía “dar en el clavo”
⠀⠀⠀⠀⠀⠀en serio martillaba)
— Una tarjeta de memoria flash
con las reglas...

No quiero balancearme de un lado a otro
⠀⠀⠀⠀⠀⠀al atravesar el marco de la puerta
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ahora, estoy en el piso
⠀⠀⠀⠀...Incapaz de abrir la boca
⠀⠀⠀cuando tengo tanto por decir.

A veces pasa y entonces...
⠀⠀⠀Mis pies repiten círculos...

Alrededor de una forma:
un cuadrado, un rectángulo o un círculo perfecto;
en la mesa, en la cocina, donde mi padre
organiza el pago de las facturas
para mi terapia y la logopedia.
— Para aprender idiotismos como “dar en el clavo” ⠀⠀⠀
expresando aserción.

Parece que doy en el clavo.

Y las palabras y gritos atípicos,
los disfuncionales modismos familiares
las palabras inventadas...

Hay mucho por escuchar,
tengo mucho por decir.

Intento no repetir el círculo, no caer al suelo...
Pero, tal vez, hay que apelar a la simulación
perseverar como yo.

⠀⠀⠀⠀⠀⠀Tal vez necesito caer,
⠀⠀⠀⠀⠀⠀tal vez necesito girar.

¿De qué otra manera trazaría la línea
para detener la actualización?




IV.      Gratitud por el desayuno

SOLÍA       pensar que la meditación era una farsa,
la iluminación sólo atañía a los muertos.

SOLÍA       opinar que era imposible callar los pensamientos durante cinco
segundos.
En secreto, creía saberlo todo.

SOLÍA       creer que decir “gracias” no era necesario.
Odiaba cómo se plegaban mis pómulos al sonreír.

Estaba convencido de que todos mentían.
SOLÍA       considerarme una mierda.

SOLÍA       creerme un despojo.
El miedo me paralizaba durante horas.

Discutía con los espejos, los amenazaba con el puño.
SOLÍA       maldecir el reflejo temido.

SOLÍA       levantarme por la noche, bailaba con el impertinente dolor,
convulsionaba mi cuerpo entero.

Vi despuntar el alba con tristeza y me revolqué con agonía.
El mundo se levantaba y moría por dentro.

SOLÍA       no saber si mentía o decía la verdad.
Durante horas peleaba con mi Dios; conmigo mismo.

Ahora, despierto al amanecer y pronuncio sh’ma.
Luego, tiendo la cama, me lavo las manos.

Despierto al amanecer y camino a la habitación de al lado,
tomo siento y sólo escucho durante una hora.

Despierto al amanecer, tan liviano como una pluma,
cocino el desayuno, le sonrío al plato que lavo
y al hombre del espejo.

Despierto al amanecer, tomo un baño,
abrazo mi alma.

Despierto al amanecer y le doy gracias a Dios.
Sé que no soy Él.

La poética de Joshua Corwin

María Del Castillo Sucerquia, nacida en Barranquilla, Colombia (1997), es una poeta bilingüe, escritora, tutora, médica oriental (Neijing, España) y traductora (francés, Inglés, italiano, portugués, español y alemán). Con experiencia en radio y actuación (teatro y cine). Ha participado en numerosos festivales de poesía, recitales, foros, conferencias y encuentros culturales. Sus poemas han sido traducidos en diversas antologías (Encuentro internacional de mujeres poetas Cereté, Relatos para adolescentes, Poesía Colombiana y Ecuatoriana, entre otras), revistas, periódicos y sitios web nacionales e internacionales (Filogicus, Libresta, María Mulata, Bharatha Vision, Azahar, Atunis Poetry, El Heraldo, Muelle Caribe, Crisol, Uttor Kota, Sol y Luna, entre otros). Y traducidos al canarés, árabe, urdu, bangla e Inglés. También colabora con las revistas Vive Afro (Medellín), Altazor (Chile), Cronopio (Missouri), Golem (México).

La poética de David Dephy

David Dephy es un poeta, poliglota y novelista georgiano – estadounidense. Vive en
Nueva York. Fue ganador del Premio Finalista en el Concurso Nacional American Book Fest
2020, del Premio Spill words Press Poetry Award 2019 y del Premio Literario Adelaide
2019/2020 en la categoría de Mejor Poema.

Sus obras han sido publicadas y antologizadas en Estados Unidos, Reino Unido y en
numerosas revistas literarias, revistas y editoriales internacionales. Es autor de quince
libros de poesía en idioma georgiano, de ocho novelas y de tres álbumes de audio-poesía.

Es artista multimedia y ha participado activamente en escenas artísticas y de poesía
nacionales e internacionales como PEN World Voices, 92Y Poetry Center, Voices of Poetry,
Brownstone Poets, Lit Balm, Spectrum Reading Series, Long Island Poetry Listings, New
York Public Library, Starr Bar Poetry Series, Poets in Nassau, Poets in Massachusetts,
Columbia University – School of the Arts in the City of New York, Great Weather for Media
in New York City, New York City Voices, Bowery Poetry Club, entre otros.

La voz poética de David Dephy es un elogio a la vida. Sus versos nacen de la inocencia, el
agradecimiento y la sencillez como valores fundamentales para el cultivo del respeto hacia
los seres vivos. Sabe mirar como niño y conectar con la naturaleza del entorno y de sus
seres amados; ver la belleza en cada ente que esté alcance de sus ojos con la sapiencia
que ha obtenido.

Empleando un lenguaje sencillo, meditativo y, a menudo, juguetón, personifica la vida
misma como un espíritu universal que toma la palabra a través de la creación o de
aquellos objetos o detalles que, debido a las reminiscencias que suscitan, conservan
fragmentos de su propia conciencia.

I. Loto
el loto vive solo en su agua
el agua se arraiga a mí

las raíces son deseos
los deseos son más hondos
que las promesas

el loto de la vida crece por
encima de la esperanza

no hay noche que se le oculte

II. Fotografía deslucida
espejos de agua
horizontes polvorientos

tan sólo
maduras
expectativas

justo en el declive
una vieja fotografía
detona las risas

ahora, de tu sonrisa nace un resplandor
permanezco mudo

en este viaje sin fin
giro fuera de la órbita
me precipito hacia lo remoto
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀voy hacia ti

III. Calles
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀calles vacías

la belleza necesita que la observen

sé de tu felicidad allí afuera
al otro lado del vacío
sin embargo, sólo resiste
el presente

y en la admiración, la belleza
y en la pobreza, la riqueza
y en la mudez, el sonido

bajaré el arma
te hago saber:
quien me acompaña vale más

recordaré este instante
en el otro lado
de lo que fuera el vacío

recordaré esta dádiva
pero las calles resucitarán

todo lo que necesita
ser visto
lo hará



IV. Vivo
al canto del amanecer, en mi balcón
se desnuda el mundo a mi alrededor

eres la más bella cuando te fortaleces
te fortaleces cuando estás en soledad
más espontánea, más silenciosa
una brillante aurora frente a mí

mi compañera trae una taza de café
me abraza, sonríe
detrás, en la habitación
duerme un tierno niño

todo aquí está vivo
el pasado se desvanece

¡lo hiciste!, me digo
y lo hecho, hecho está
eres libre ahora
un prodigio es la libertad

sí, lo es, responde

(ella lee mi mente)
me dibuja una sonrisa

sus risas son milagros
que conforman el hogar

esculpen la fe al despuntar
el día



V. Si tú sabes
rocié la yerba por la mañana
me colmó la fuerza
me pareció escuchar
si sabes lo que es el futuro
es por la esperanza
más sólo hay un lugar en el mundo
donde perseveras en tu vera

penetré los rayos por la tarde
me invadió la calma
me pareció escuchar
si sabes lo que es la vida
es por la libertad
mas sólo hay un lugar en el mundo
donde liberas tu ser verdadero

hurgué el silencio de la noche
me surcó un milagro
me pareció escuchar
si te conoces a ti mismo
es por la voluntad
mas sólo hay un lugar en el mundo
donde nace tu versión primigenia
…por el corazón de tu amada
es que conoces el amor

respiré profundo
cerré los ojos

vida
el nombre de
nuestro aliento

María Del Castillo Sucerquia, nacida en Barranquilla, Colombia (1997), es una poeta bilingüe, escritora, tutora, médica oriental (Neijing, España) y traductora (francés, Inglés, italiano, portugués, español y alemán). Con experiencia en radio y actuación (teatro y cine). Ha participado en numerosos festivales de poesía, recitales, foros, conferencias y encuentros culturales. Sus poemas han sido traducidos en diversas antologías (Encuentro internacional de mujeres poetas Cereté, Relatos para adolescentes, Poesía Colombiana y Ecuatoriana, entre otras), revistas, periódicos y sitios web nacionales e internacionales (Filogicus, Libresta, María Mulata, Bharatha Vision, Azahar, Atunis Poetry, El Heraldo, Muelle Caribe, Crisol, Uttor Kota, Sol y Luna, entre otros). Y traducidos al canarés, árabe, urdu, bangla e Inglés. También colabora con las revistas Vive Afro (Medellín), Altazor (Chile), Cronopio (Missouri), Golem (México)